Nací veinte días antes de la muerte de Manolete, en Linares. La ventaja de nacer en agosto es que casi nadie te felicita salvo que te empeñes. Este año lo divulgo a través de este blog. Hubo una serie de años que lo celebré con amigos en la Costa Brava. Cada año les invitaba en el restaurante que me apetecía y simpre lo pasamos bien. Este año lo celebraré con mi mujer, mi madre y mi hija en un maravilloso restaurante en el sur de Francia. Pediré nada más llegar una copa de champagne. Pienso que en cambio si es muy triste morir en agosto. Gente notable no recibe la despedida que merece. Los periódicos tienen menos páginas y no suelen escribir quienes dedican memorables obituarios. Recuerdo la del gran Alfonso Sánchez, el crítico de cine de TVE durante muchos años. Nadie supo que se había muerto.

Estaba pensando debutar en este blog con un comentario sobre lo del espionaje al PP cuando he recordado la imagen de ayer de todas las televisiones sobre el aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima. Y en todas se veía a viejecitas japonesas llorando; la voz en off recordaba los miles de japoneses muertos. Y sintiendo lo que toda la Humanidad respecto al terrible impacto de la bomba, me pregunté porque no se decía al mismo tiempo que Japón entró en la guerra mundial atacando de madrugada y por sorpresa a inocentes americanos – militares y civiles- que estaban en Pearl Harbour y que lo hizo de la mano del Tercer Reich, es decir del fascismo de Hitler. La noticia se ofreció como si la bomba atómica se hubiera lanzado por capricho y como un acto de la agresión atómica de los americanos.  A mi, así me lo pareció.

Presentación de mi libro \Bienvenidos al blog de Carlos Abella. Soy economista aunque no ejerzo; nací en Barcelona y sí me siento barcelonés. Vivo en Madrid desde 1961. Soy partidario del RCD Español de Barcelona y aficionado a los toros desde niño. He escrito ya varios libros sobre este arte. También sobre la transición política española que viví con pasión y esperanza. He trabajado casi siempre en la vida pública.

Tengo dos tertulias, una taurina y otra política, y estoy escribiendo una novela sobre los días inmediatamente posteriores a la muerte de Franco. Ya no hago deporte pero he jugado mal al tenis y al golf. Me gusta el jazz,  la voz de Ella Fitzgerald, la música francesa  y  los Beatles. Mi canción favorita es “Misty”. Me ha entusiasmado Ingrid Bergmann, el cine de Billy Wilder y alguna de Hitchok y mi película favorita es “El apartamento”.

En fin, soy un clásico. No soy antiamericano, y creo tener suficiente criterio propio. He  vivido en mi juventud en Hamburgo (Alemania), Helsinki (Finlandia) y Varsovia (Polonia). Hablo bien francés, aceptablemente inglés, casi no me acuerdo del alemán pero lo estudié en el colegio alemán hasta los catorce años. A mi pesar me cuesta hablar catalán, aunque lo entiendo todo.

En este blog quiero expresar mis ideas, mis pensamientos y reflexiones sobre cualquier cuestión de interés humano, social, cultural, deportivo, político o taurino y recibir las de los demás. Gracias por la visita y quedan pues invitados  a ofrecer sus  comentarios.